Coincheck, la compañía japonesa de intercambio de criptomonedas, una de las mas grandes del país, fue victima el pasado 26 de enero  a las 3:00 am hora local de lo que se ha llamado unos  de los hackeos más grandes en la historia,  ocasionando grandes perdidas alrededor de 534 millones de la criptomoneda NEM fueron robados de una billetera caliente de baja seguridad que  además le faltaban medidas de seguridad de múltiples firmas.

Después del hackeo la compañía japonesa a través de una conferencia de prensa  anunció que compensarían a todos los 260.000 clientes que poseían NEM con sus propios fondos.

Coincheck resaltó que pagaría 88.549 JPY por cada moneda que fue perdida durante del hackeo. Esta compensación fue calculada en base al precio XEM/JPY  cotizado en la bolsa Zaif, operada por Tek Bureau Inc. También utilizaran la tasa de cambio promedio entre el momento de la suspensión de la negociación  y el último anuncio.

Durante la conferencia, el vicepresidente de la fundación NEM, Jeff Mcdonald, confirmó que se implementaría un sistema de etiquetado, y así monitorear que  los fondos robados no sean cobrados o en tal caso sean convertidos a otras criptomonedas como bitcoin y ethereum. De ahora en adelante los hackers no tienen opciones, ya que el sistema alertara automáticamente el intercambio que se esté realizando.

Al ser la cantidad de fondos hurtados muy grande, según el vicepresidente, es muy poco probable que los hackers realicen intercambios en pequeña escala o lavar los fondos. En este punto, la opción más viable de estos piratas informáticos es retener los NEM robados. Se les haría imposible retirar un NEM robado a monedas fiduciarias como el dólar y tampoco es posible convertir los fondos robados en otras criptomonedas, ya que serán rastreados inmediatamente.

Coincheck también confirmó que seguirá en el negocio y que no se declará en bancarrota, además planean registrarse ante la agencia de servicios financieros japonesas para así convertirse en un servicio de intercambio de criptomonedas autorizado.

Se podría decir que la fundación NEM le hizo un gran favor a todos los clientes de Coincheck que tenían sus monedas, ya que para ellos estos fondos seguirán transitando por la plataforma del blockhain de NEM sean encontrados o no. Han desarrollado este sistema de forma voluntaria, manteniendo así el nombre de la fundación en alto.