Verge es la criptomoneda que apela por el anonimato de las transacciones. Es descentralizada y su base es una plataforma de código abierto. No hay control central sobre la moneda. Las redes que implementa para ocultar las direcciones IP son Tor e i2p.

En cuanto a la minería, utiliza un soporte de algoritmos múltiples que mejora la seguridad y la equitativa distribución a los mineros. Sus transacciones tienen un tiempo promedio de confirmación de -5 segundos y es imposible rastrearlas.

Esta moneda ofrece la facilidad de ser usada por una gran variedad de usuarios debido a su numeroso grupo de billeteras para distintos tipos de sistemas operativos. La primordial es Electrum. Pueden descargarse en ordenadores y celulares.

Verge está sustentado por un equipo de desarrolladores y mercadólogos que se mantienen en contacto con los usuarios para escuchar sus ideas y opiniones. Una de las principales conexiones es la red social Twitter, donde tienen más de 200.000 seguidores en su cuenta VergeCurrency.

El equipo de XVG prometió el Wraith Protocol, un proyecto que fue lanzado el 1 de enero de 2018 con distintos errores y bugs. Es una tecnología en las billeteras Verge que permite al consumidor la elección sobre la privacidad de sus transacciones en el blockchain.

La dualidad de opciones permite utilizar la moneda en circunstancias donde se necesite transparencia igualmente. Verge es flexible, seguro y posee bajas comisiones.

Antes del lanzamiento, John McAfee, experto en criptomonedas, aumentó la expectativa publicando tweets que favorecían a Verge por su privacidad, lo cual elevó su valor. Seguidamente, la moneda sintió una caída masiva después de que MarQuis Trill, inversionista en criptomonedas, influenciara a sus 5.000.000 de seguidores de Twitter a desecharla.

Esta criptomoneda puede obtenerse a través de 23 exchanges como BIttrex, Cryptopia, C-Cex y Litebite. Es aceptada como método de pago por más de 30 vendedores como Anutra Grain, Reno Sports Bar, Pex Pepper, entre otros.