La tecnología blockchain o cadena de bloques supone no más que un macro libro de contabilidad digital que registra en tiempo real, y en un solo
sitio, cada transacción que es realizada por cualquier criptomoneda que funcione con este protocolo.

Ahora bien, ¿qué pasaría si la tecnología del blockchain o cadena de bloques, según su traducción al español, es aplicada para registrar cada movimiento de dinero realizada por un ministerio o el gobierno en general?

Ésta es la pregunta que se hace Mauro Betschart, emprendedor y Co-Fundador de Moneero, Inc., en una conferencia TEDx Talks titulada “Bitcoin y su amenaza a los gobiernos corruptos”.
En dicha conferencia, el emprendedor explica que la tecnología puede ser usada para tener acceso a cuánto dinero dispone un ministerio, la cantidad de dinero utilizada en inversiones públicas o en cualquier movimiento de dinero que sea realizada por cualquier ente público y todo esto con la finalidad de ser almacenada en un solo sitio, con acceso a cualquier persona y así maximizar la transparencia del gasto gubernamental y minimizar la corrupción.

La idea de usar la tecnología blockchain para gestionar las operaciones intergubernamentales ya se hace eco en distintos países como Dubai y Estados Unidos, el primero con su proyecto Dubai Blockchain Estrategy que, como explica el medio Coincrispy ”busca ejecutar todas las operaciones del gobierno y colocar todos sus documentos en una cadena de bloques para el año 2020”.

Asimismo, en Estados Unidos donde el departamento del tesoro busca usar la tecnología blockchain para resolver sus problemas de almacenamiento de datos. Al mismo tiempo en Europa también se está discutiendo el uso de este protocolo, como en Inglaterra donde se sometió a discusión en
el parlamento, un informe sobre el uso de la tecnología de contabilidad distribuida (DLT) para mejorar la toma de decisiones y la prestación de los servicios públicos.

Como finaliza Mauro Betschart en su presentación:”¡No hay excusas¡” puesto que la tecnología blockchain dispone de un sistema de transacciones abiertos y transparentes totalmente auditables, así que no hay excusas para que cualquier ciudadano no tenga acceso a lo que hace el estado con el dinero que pagan los contribuyentes, no hay excusa para que no haya disposición por parte de los gobiernos para usar esta tecnología y no hay excusa para que haya corrupción en el estado.